martes, 2 de junio de 2009

Reunificación alemana

Reunificación alemana

Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania fue dividida en cuatro zonas de ocupación. La antigua capital, Berlín, también fue dividida en cuatro para que cada uno de los países Aliados pudiera tener una zona bajo su control. Aunque inicialmente el propósito fue que las cuatro naciones aliadas cooperaran y unificaran sus partes, ya para 1947 las tensiones causadas por la Guerra Fría escalaban y finalmente en 1949 las zonas de ocupación estadounidense, francesa y británica se unieron y se convirtieron en la República Federal de Alemania, mientras que la zona controlada por los soviéticos (excluyendo a la parte occidental de Berlín) se convirtió en la República Democrática Alemana. Además de esta división política, la RDA cedió las regiones de Pomerania y Silesia a Polonia mientras que la Unión Soviética anexó gran parte de Prusia del Este como parte de los acuerdos de la Conferencia de Yalta.

A partir de 1949 la República Federal de Alemania se convirtió en un país con un gobierno parlamentario democrático e implementó un sistema capitalista inspirado en una "economía social de mercado". En la década de 1950, Alemania del Oeste vivió un llamado "Milagro Económico" (Wirtschaftswunder), y su economía creció fuertemente. En la República Democrática, el gobierno tomó una postura económica que emulaba a la soviética, o sea, centralmente planificada. La RDA se convirtió en la nación más rica del bloque oriental, aunque su crecimiento fue menor al de la RFA. En 1961 el gobierno de Alemania del Este construyó el muro de Berlín, que dividió las secciones de la Alemania Democrática y de la Federal.

Inicialmente la República Federal de Alemania y sus aliados de la OTAN no reconocieron los gobiernos de la República Democrática ni los el de la República Popular de Polonia bajo la Doctrina Hallstein. Las relaciones entre las dos naciones alemanas permanecieron casi inexistentes hasta que el canciller Willy Brandt, de la República Federal, lanzó un programa de acercamiento con el este (a esta política se le llamó Ostpolitik) en la década de 1970.

El fin de la división

A mediados de la década de 1980, la perspectiva de una reunificación alemana fue vista, tanto por la Alemania Oriental como por la Occidental, como una esperanza lejana. Sin embargo, la esperanza de la reunificación se puso súbitamente al alcance de realizarse debido a los cambios políticos dentro de la Unión Soviética. El advenimiento del dirigente soviético Mijaíl Gorbachov en 1985 provocó olas de reforma que se propagaron por todo el Bloque del Este, teniendo su correlato en la República Democrática Alemana.

En agosto de 1989, Hungría eliminó sus restricciones fronterizas con Austria y en septiembre más de 13.000 alemanes del Este cruzaron la nueva frontera abierta en la Cortina de Hierro. Manifestaciones de masas contra el gobierno de Alemania Oriental empezaron a finales de 1989, fomentadas según fuentes oficiales por fuerzas externas. Enfrentado al malestar civil de algunos sectores, el dirigente de Alemania Oriental Erich Honecker dimitió el 18 de octubre de 1989. Siguieron más dimisiones cuando la totalidad del gabinete de la Alemania Oriental renunció el 7 de noviembre. Las restricciones a viajar para los alemanes del Este fueron a continuación abolidas por el nuevo gobierno el 9 de noviembre de 1989, y mucha gente se dirigió inmediatamente al Muro donde los policías de fronteras abrieron los puntos de acceso y les permitieron atravesarlos. Envalentonados, muchos alemanes de ambos lados empezaron a derribar las propias secciones del Muro, encabezando uno de los hechos más significativos del siglo XX.

El 18 de marzo de 1990, tuvieron lugar las primeras elecciones multipartidistas en RDA, hasta entonces gobernaba un Frente Popular, dando lugar a un gobierno cuyo mayor mandato fue negociar el final del mismo y de su estado

Bajo el Primer Ministro Lothar de Maizière, Alemania Oriental negoció con Alemania Occidental, el Reino Unido, Francia, Estados Unidos y la Unión Soviética las precondiciones para una reunificación alemana. La Unión Soviética, a pesar de retractarse de su oposición inicial a la reunificación, planteó objeciones a que Alemania Oriental fuera incorporada a la alianza de la OTAN. Sin embargo, se alcanzó un acuerdo por el que se permitía a la Alemania reunificada a seguir formando parte de la OTAN con la condición de que las tropas de OTAN no podrían estacionarse en el territorio de la ex RDA.

es, las negociaciones bilaterales entre los gobiernos de ambas Alemanias condujeron a la firma el 18 de mayo de un acuerdo para una etapa intermedia, una Unión Económica, Social y Monetaria, que entró en vigor el 1 de julio. El 23 de agosto, el Parlamento de la Alemania Oriental (Volkskammer) aprobó el acceso propuesto el 3 de octubre a la República Federal de Alemania. El Tratado de Unificación (Einigungsvertrag) se firmó el 31 de agosto de 1990 por representantes de la RFA y de la RDA. El 12 de septiembre de 1990, el Tratado de Liquidación Final con relación a Alemana (Tratado del Dos más Cuatro), fue firmado y se restableció oficialmente la soberanía de ambos estados alemanes.

Reunificación

Alemania fue reunificada oficialmente el 3 de octubre de 1990, cuando los cinco estados federales (Bundesländer) restablecidos de Alemania Oriental – Brandemburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia-Anhalt y Turingia – se incorporaron formalmente a la República Federal Alemana (Alemania Occidental), eligiendo una de las dos opciones implementadas en la Constitución de la Alemania Occidental (Grundgesetz). Como estos cinco estados alemanes nuevamente fundados se incorporaron formalmente a la República Federal de acuerdo con el (entonces existente) artículo 23, el área en la cual la Grundgesetz (ley fundamental) servía como su Constitución fue simplemente ampliada para incluirlos. La alternativa hubiera sido que Alemania Oriental se incorporara como un todo bajo las directrices de una unión formal entre dos estados alemanes lo que hubiera supuesto, entre otras cosas, crear una nueva Constitución para el país nuevamente establecido. A pesar de que la opción elegida fue claramente la más simple, es y ha sido la responsable de sentimientos en el Este de haber sido “ocupados” o “anexionados” por la vieja República Federal.

Para facilitar este proceso y para dar seguridades a otros países la RFA realizó algunos cambios en la “Ley Fundamental” (Constitución). El artículo 146 fue modificado a fin de que el artículo 23 de la constitución vigente pudiera ser utilizado para la reunificación. Después, una vez se incorporaron los cinco “estados federales restablecidos” de Alemania Oriental, la Ley Fundamental fue modificada de nuevo para indicar que no había ninguna otra parte de Alemania, que existiese fuera del territorio unificado, que no hubiera accedido. Sin embargo, la Constitución puede ser modificada de nuevo en el futuro y todavía permitiría la adopción por el pueblo alemán de otra Constitución en algún momento en el futuro.

El 14 de noviembre de 1990, el Gobierno alemán firmó un tratado con Polonia, definiendo las fronteras de Alemania como permanentes a lo largo de la línea Oder-Neisse, y de este modo, renunciando a cualquier reclamación sobre Silesia, Pomerania Oriental, Danzig (Gdansk), y Prusia Oriental. Al mes siguiente, tuvieron lugar las primeras elecciones libres y justas para el conjunto de Alemania, desde 1933, con un resultado de un incremento de la mayoría de la coalición gubernamental del canciller Helmut Kohl.

Efectos de la reunificación

El coste de la reunificación ha sido una pesada carga para la economía alemana y ha contribuido a la ralentización de su crecimiento económico en los años recientes. Los costes de la reunificación se han estimado en un importe que excede 1,5 billones de euros (según la Universidad Libre de Berlín). Esto es más que la deuda nacional del Estado Alemán.

El "suplemento de solidaridad" es un impuesto que el Gobierno recauda y con el cual, desde 1991, ha financiado la "reconstrucción del Este". Se calcula hasta 2007, 10 mil millones de euros ha sumado este aporte.

Como consecuencia de la reunificación, la mayor parte de la anterior RDA ha sido desindustrializada, provocando una tasa de desempleo de alrededor del 20%. Desde entonces, cientos de miles de anteriores alemanes orientales han continuado migrando a la Alemania Occidental para encontrar trabajo, dando lugar a pérdida de porciones significativas de población, en especial entre las profesiones de alta preparación. También se cree que son la verdadera causa de la mayoría de los problemas en Alemania, de los cuales se culpa a la conversión al euro. El Bundesbank (Banco Central) ha insistido siempre que los problemas económicos no son consecuencia del euro, y que es un problema el cual Alemania por sí misma debe solucionar (presumiblemente haciendo referencia a la reunificación).

Alemania continúa teniendo dos capitales. Berlín ostenta el título y allí tienen sus sedes el Gobierno Federal y el Parlamento sumando 8.000 funcionarios aproximadamente. En Bonn han quedado seis ministerios, que representan 11.000 funcionarios.

Por otra parte entre 1990 y 2007, aproximadamente 1,8 millones de alemanes emigraron al exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada